Cómo pintar el hormigon pulido

A la hora de pintar los pisos de hormigon pulido, el primer paso es asesorarse adecuadamente para escoger el tipo de pintura adecuado.

Claro está que, tratándose de estos pisos, es necesario escoger una pintura que ofrezca el mayor grado de resistencia posible a la abrasión que se presenta por el tráfico recurrente de personas.

Para estos pisos de hormigón pulido, es posible encontrar en el mercado pinturas “para pisos” específicamente.

Pero, existen algunas “sub-opciones”, por así decirlo, que van desde las pinturas que ofrecen un simple fijado del soporte (para preservar el piso y evitar las acumulaciones de polvo), hasta las pinturas aptas para pintar rampas de garajes.

Otro de los aspectos a tener en cuenta, lo encontramos en la elección del disolvente, teniendo en cuenta que algunas de estas pinturas admiten la mezcla de este componente.

Por situar algunos ejemplos, digamos que para sótanos (u otros espacios cerrados) y para pisos que van a estar en contacto con aceites (cocinas, por ejemplo), lo más recomendable es optar por pinturas que se diluyen en agua.

La preparación del soporte es verdaderamente trascendental para lograr los resultados deseados.

En lo que respecta a la porosidad del piso digamos que, si el piso mismo está pulido, será necesario abrir los poros con un cepillo de cerdas metálicas.

Veamos, ahora, lo atinente a la humedad. El hormigón nuevo que ha sido vertido, debe permanecer húmedo durante los primeros veinticinco días (es lo normal).

Unas marcas blancuzcas aparecen en la superficie, dado que las sales de la mezcla emergen a la superficie misma, como consecuencia del secado.

Además de la humedad misma, estas sales alteran la pintura que se vaya a aplicar.   Antes de pintar, por tanto, será necesario aplicar ácido clorhídrico disuelto en agua al 20%.

Si el piso se encuentra muy poroso, será recomendable echar bastante agua sobre el mismo, antes de aplicar la solución ácida porque, de lo contrario, la sal que se pretende diluir   se podrá reabsorber.

Luego, se aclara el piso con abundante agua para, después, secarlo muy bien.

Para terminar, se aplicarán las capas de pintura que sean necesarias, hasta obtener el resultado deseado al pintar el hormigon pulido.

pintar hormigon pulido

www.blogdereformas.es

Califica esta publicación