• Hormigon impreso
  • Piscinas de hormigon impreso
  • Pavimentos de hormigon impreso
  • Hormigon pulido
  • Impreso vertical
  • Pavimentos de hormigon
11 22 33 44 55 66
presupuesto sin compromiso atencion alta calidad
quieres hormigon impreso quieres hormigon pulido calidad y resitencia buen precio somos la solucion
piscinas de hormigon

Piscinas de hormigon

 

piscinas de hormigonLas piscinas de hormigón son actualmente, y desde hace muchos años, las más requeridas a nivel mundial, si bien han cedido un poco de terreno a partir de la aparición, a mediados de la década de 1990, de las piscinas de acero. Constituyen el sueño de cualquier amante de las piscinas, probablemente por su impecable acabado y la posibilidad de adaptar un diseño a partir de las necesidades y preferencias de cualquier persona. Indudablemente, las piscinas de hormigón poseen el mejor equilibrio entre calidad y costo, y muchos sostienen que son las mejores que pueden encontrarse en el mercado, aún por encima de las de acero (que mencionábamos anteriormente y cuya creciente demanda en Europa y Norte América delata una nueva tendencia en piscinas).
Lo primero que deberíamos considerar si decidimos instalar una piscina de hormigón en nuestro jardín, es que es preciso seleccionar el lugar del terreno que cuente con las características adecuadas para poder albergar una piscina de este tipo. Lo recomendable es que se trate de la parte del terreno que posea la mayor elevación posible, con el fin de facilitar el drenaje y la posterior instalación de la piscina. El mejor tipo de suelo, según los expertos, es aquel que cuenta con una buena proporción de césped y posee la oxigenación necesaria mediante el uso moderado de arena. En cuanto a las zonas rocosas, si bien es cierto que en este tipo de terrenos la excavación será un tanto más problemática y deberá llevarse a cabo con extremo cuidado, eventualmente la piscina logrará asentarse mejor.

El peor tipo de suelo para instalar una piscina (y no hablamos sólo de las piscinas de hormigón, sino también de las de acero, madera y otros materiales) es el pantanoso, ya que las aguas subterráneas dificultarán el correcto drenaje de la piscina (siempre que nos refiramos a una piscina bajo tierra, pues nuestra piscina de concreto podría construirse sobre el suelo también, como lo muestra la foto). A partir de esto, podemos destacar como una desventaja las obras que se necesitarán para llevar adelante la instalación, que probablemente se tornen un poco “engorrosas”, debido a que se prolongarán durante aproximadamente 10 días (pueden tardar incluso un poco más, pero no menos que eso) y requieren de un intenso trabajo de los obreros. No olvidemos que es necesario realizar una importante excavación, luego de la cual se lleva a cabo la instalación de cañerías, que es igual de compleja.

 

Orientacion de la piscina

Otro punto muy importante y que no debemos dejar de lado a la hora de decidir el lugar donde instalaremos nuestra piscina, es la orientación que ésta tendrá. Los especialistas aconsejan que siempre se oriente la piscina hacia el lugar que reciba la mayor cantidad de luz solar durante el día. Aunque es importante destacar que, en caso de que el jardín se encuentre en una zona muy calurosa, este consejo no es válido, sino que se debe buscar un lugar con un poco más de sombra para evitar una exposición solar excesiva que resultará perjudicial para la piscina y los productos de mantenimiento de agua. Además, es útil tener en cuenta la dirección y la fuerza de los vientos que predominan en la zona. Lo ideal es aprovecharlos mediante el uso de skimmers (dispositivos que recolectan los desperdicios que flotan en la superficie del agua), los cuales deberán ser colocados en la dirección en que sopla el viento para ayudarlos a cumplir con su tarea.

 

En cuanto a las ventajas, es probable que las dos más importantes sean lo resistentes que suelen ser estas piscinas y la posibilidad de contar con diseños personalizados. La resistencia de las piscinas de hormigón está dada principalmente por su estructura, que además de contar con una destacada capa de hormigón, posee barras de acero o hierro, las cuales se colocan en forma vertical y horizontal, con el fin de añadir fuerza y solidez. Además, esta mezcla de hormigón (que suele ser un poco más seca que la que es empleada para los cimientos de una casa) brinda una consistencia muy firme, la cual posibilitará que las paredes se vuelvan muy resistentes a las resquebrajaduras y a las filtraciones de agua.

 

En relación al diseño, ésta es tal vez una de las razones que vuelven a las piscinas de hormigón tan atractivas, ya que es posible personalizar su forma en función de la preferencia y las necesidades de cada usuario, algo que no podemos llevar a cabo con otros tipos de piscinas, como las de madera y las de poliéster. Hoy en día podemos elegir entre los diseños más tradicionales, formas geométricas como rectángulos o cuadrados, o las opciones más arriesgadas y vanguardistas, que conjugan las últimas tendencias del diseño con las funciones y prestaciones de cualquier otra piscina. Además, los especialistas afirman que una piscina con un diseño atractivo y cuidado es factible de incluso elevar el precio de la propiedad, por lo que la piscina se convierte no solo en un lugar de reunión y descanso, sino también en una interesante inversión a futuro.